Desde hace tres lustros, numerosos puestos de trabajo se comenzaron a poder desenvolver desde el hogar, habilitando al trabajador una serie de medios para poder desarrollar su tarea con normalidad y efectividad: material de oficina, conexión a Internet, dispositivos móviles de contacto (ordenador, móvil, tablet…) y un espacio de trabajo cómodo y adaptado.

Debido a la situación actual tan excepcional que nos ha tocado vivir, se está empezando a establecer el teletrabajo en las administraciones públicas, las grandes empresas privadas y también en pymes, microempresas y trabajadores autónomos. Es decir, en los diferentes formatos de empresas y diversos tipos de profesionales, ya se está instalado este estilo de vida para efectuar su jornada profesional y laboral. Para una mayor eficacia y eficiencia, a continuación presentamos las ventajas del trabajo pero también, cómo combatir sus inconvenientes.

Ventajas del teletrabajo o también trabajo desde casa

  • Mayor facilidad para conciliar: el hecho de trabajar desde el domicilio, reduce los tiempos de desplazamiento entre hogar y puesto de trabajo, así como también en muchas ocasiones, el corte de comida, que se puede realizar en tu propia casa. Esto permite poder disfrutar más tiempo con tu unidad familiar y/o amigos.
  • Ahorro de tiempo y más flexibilidad: Derivada de la ventaja anterior, imagínate los tiempos de desplazamiento en coche, bus, metro, a pie… en las grandes ciudades. En muchas ocasiones dependemos de horarios del transporte público, los tiempos de espera, el tráfico… Todos estos contratiempos que no podemos controlar, se evitan. Este ahorro de tiempo se puede invertir en pasar tiempo con la familia, ocio, formación…
  • Ahorro económico: Gastamos menos dinero en los desplazamientos, en comer fuera… Y la empresa a su vez, también tiene unas instalaciones más eficientes con menor consumo eléctrico y desgaste de materiales e inmovilizado.
  • Reducción de la contaminación: Dado que no se concentran en las oficinas tantos trabajadores, se reducen los desplazamientos, se contamina menos en los propios centros de trabajo. Se trata de un beneficio personal y social.
  • Reducción del absentismo laboral: Al establecerse unas tareas y resultados marcados por un plazo y objetivo de tiempo, los trabajadores gestionan su tiempo para optimizar y conseguir los resultados. Eliminamos los accidentes «in itineri» y las bajas evitables.
  • Somos más productivos: Dado que disponemos de la gestión de nuestro tiempo y espacio, adaptado a nuestras necesidades y forma de trabajar. Los trabajadores reaccionan ante esta posibilidad en volcar todas sus energías en realizar su trabajo de forma efectiva.
  • Menor carga de estrés: Al no estar atados a horarios de medios de transporte, ir corriendo al trabajo y también al gimnasio, a comer a toda prisa… Se reduce el agobio y por tanto los trabajadores están más relajados.
  • Se reducen los conflictos en las empresas: Entre trabajadores pueden surgir diferencias, roces y malentendidos motivados por el quehacer diario. El hecho de que cada uno trabaje desde su hogar, reduce las posibilidades de surgir estos problemas.

Cómo combatir las desventajas y problemas de trabajar desde casa

A su vez, existen contratiempos y desventajas que a su vez son bastante fáciles de resolver, siguiendo esta serie de consejos.

  • Falta de sentimiento de pertenencia a tu compañía: El hecho de estar trabajando desde el domicilio, puede provocar que el trabajador o bien sus superiores, sientan falta de relación entre los directivos y sus trabajadores y también entre compañeros. Esto se solventa planificando reuniones telemáticas vía videoconferencia, así como pactando reuniones, entrevistas y citas periódicas para analizar el estado de la compañía.
  • El ambiente laboral desaparece: ya no está presente el ambiente de trabajo al reunirse los compañeros en la oficina, el momento café y otras rutinas habituales. Por ello, es importante crear un espacio de trabajo para que se pueda desarrollar un ambiente de trabajo en el hogar. Realizar las pausas y cortes pertinentes y también establecer contacto periódico con tus compañeros para no perder ese ambiente.
  • ¿Cómo controla el directivo o superior a sus empleados?: Es importante pactar una serie de mecanismos de control y seguimiento del trabajo de los empleados. A pesar de que cada vez más las tareas y funciones de un trabajador se rigen por los resultados en base a objetivos, hay trabajos más cualitativos que cuantificativos por lo que, es importante delimitar una serie de tareas a desarrollar y objetivos a cumplir para poder evaluar con eficiencia al trabajador.
  • Miedo al aislamiento del trabajador: A pesar de la libertad de trabajar desde tu hogar, es frecuente que el empleado se llegue a sentir solo y falto de comunicación y relación con sus compañeros. Por ello, es fundamental mantener el contacto con todos los compañeros.
  • Cambio de cultura y organización empresarial: Es evidente que implementar el teletrabajo en una empresa que de forma tradicional realizaba sus funciones en sus sedes y oficinas, requiere de un proceso de conversión amoldado a las características de cada organización.
  • ¿Los trabajadores son menos productivos?: Quizás la falta de presión en ciertos aspectos de sentir a sus jefes o superiores realizando el seguimiento de su trabajo puede hacer pensar que los trabajadores son menos productivos. La solución es sencilla: establecer reuniones de seguimiento en las que se confirmen los avances y se evalúen los resultados. De forma analítica, podemos conocer la productividad.
  • La importancia de diferenciar espacio de trabajo y hogar: Es importante que tanto el trabajador como su núcleo familiar, establezcan horarios y rutinas que se adapten tanto a trabajo como vida íntima para evitar malentendidos, tensiones y problemas en el hogar que afecten a la vida personal y profesional.
  • La confidencialidad: Es importante establecer programas y sistemas de ciberseguridad que eviten el gran riesgo de que toda la información esté en peligro.
  • Inversión y formación inicial por parte de la empresa: la empresa debe facilitar dispositivos, conectividad y cursos de formación. Es una inversión inicial que se recuperará a corto-medio plazo.

Esperamos que estos consejos sirvan para que aquellos que estáis teletrabajando, o aquellos que queráis teletrabajar o comencéis a hacerlo, podáis establecer una guía de actuación para facilitar vuestro día a día en la jornada laboral.