No cabe duda que con el paso de los años, los modelos de producción, los sistemas de especialización y distribución del trabajo y la modernización de los equipos informáticos, han transformado por completo la concepción de los flujos de trabajo, áreas de responsabilidad y métodos de jerarquización y organización laboral. Actualmente, debido a la pandemia mundial causada por el Covid-19, nos vemos obligados a implementar un método de trabajo desde nuestros hogares para aquellos empleos que puedan desenvolverse simplemente con conexión telefónica e Internet.

¿Cuándo ha emergido la ofimática?

Es por ello que cuando, anteriormente, la mecanografía y la escritura a máquina era de especial relevancia para puestos de trabajo intermedios y de asesoría o adjuntos a dirección, ahora es fundamental que prácticamente desde cualquier puesto de trabajo, debido a que nos vemos sujetos a la relevancia de archivar y almacenar informes, diseñar presentaciones, representar gráficos, crear bases de datos y realizar cálculos matemáticos y estadísticos.

Ventajas de la ofimática: para qué se utiliza

La gran mayoría de documentos y archivos que se han de presentar durante el transcurso del ejercicio de una empresa ya tienen su correspondiente plantilla en un archivo de un programa ofimático. ¿Y tú? ¿Sabrías decir cuáles son las ventajas de la ofimática?

  • Crear documentos de texto con imágenes, links, tablas e información adicional, guardando los estándares de numeración de páginas, encabezados y pies de página, así como bibliografía e índices a través de Microsoft Word.
  • Desarrollar y diseñar presentaciones de diapositivas utilizando el clásico sistema habitual del proyector, con vídeos, imágenes, sonidos, animaciones y efectos de movimiento que aporten valor a un mensaje, a un objetivo o un proyecto que debamos exponer ante una determinada audiencia con Microsoft Power Point
  • Presentar archivos modelo tipo facturas, presupuestos, evoluciones y representaciones gráficas, cálculos estadísticos en diferentes hojas de cálculo gracias a Microsoft Excel.
  • Obtener y trabajar sobre bases de datos relacionadas entre sí para organizar la información en diferentes campos a través de un programa como Microsoft Access.

Y ante todo, tendrás toda la información en formato digital, pudiendo volcarla en dispositivos de almacenamiento extraíbles de todo tipo, enviándola por correo electrónico o incluso trabajando en línea con varios compañeros de tu equipo con herramientas como Microsoft Teams. Sin duda, la ofimática ha emergido para facilitarnos nuestro día a día en el trabajo, establecer un flujo de comunicación a través de un mismo sistema y a su vez, permitirnos organizar nuestras tareas de forma digital.